×

¿CÓMO ABORDAR LA HIPERTENSIÓN DESDE LA OFICINA DE FARMACIA?

La hipertensión arterial es una enfermedad que no suele dar síntomas y puede pasar inadvertida. La prevención y la detección precoz son muy importantes para minimizar el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular.

 

La oficina de farmacia es la clave para mejorar la detección y seguimiento de la HTA

1. Medir la presión sanguínea.

Condiciones que deben cumplirse para medir la tensión arterial:

- Hay que estar cómodamente sentado durante al menos 5 minutos.

- No haber hecho ningún ejercicio físico previo ni haber sufrido ninguna situación de angustia, estrés o  nervios.

- No haber fumado, tomado café ni bebido alcohol 30 minutos antes.

- El brazalete debe estar a nivel del corazón.

- La temperatura de la cámara debe estar en torno a los 21º y no debe haber ruidos ambientales.

- La Tensión Arterial sigue un ritmo circadiano, tiene un máximo a las 4-5 de la tarde y un mínimo a las 5-6 de la madrugada.

- No haber comido de forma abundante por lo menos una hora antes.

- No estar físicamente agotado ni cansado.

 

2. Asesorar.

 

3. Estudiar posibles factores de riesgo en pacientes con hipertensión y en personas con un perfil de riesgo cardiovascular que podrían tener HTA sin detectar. En casos de ingesta excesiva de calorías y grasas saturadas, alta ingesta de sal, ingesta excesiva de alcohol, actividad física insuficiente, infecciones de repetición, tabaquismo, uso regular de contraceptivos, estrés, ciertos medicamentos pueden aumentar la presión sanguínea (corticoides orales, medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINES), descongestivos orales y nasales, contraceptivos orales).

 

 Qué aconsejar al paciente desde  la oficina de farmacia?

  • Medición de la tensión arterial periódicamente. Si esta es elevada, han de consultar a un profesional sanitario.
  • Dieta saludable, reducir la ingesta de sal a menos de 5 g al día (algo menos de una cucharilla de café al día), comer cinco porciones de fruta y verdura al día, reducir la ingesta total de grasas, en especial las saturadas.
  • Realizar actividad física de forma regular al menos 30 minutos al día.
  • Mantener un peso normal.
  • Evita el consumo de tabaco y alcohol.
  • Gestionar el estrés, por ejemplo mediante meditación, ejercicio físico adecuado y relaciones sociales positivas.
  • Si ya tienes un tratamiento farmacológico con fármacos hipertensivos, aunque la presión arterial se haya normalizado no hay que dejar de tomar nunca la medicación. Cumplir estrictamente el tratamiento e intentar mantener siempre el horario de ingesta de las pastillas y consulta al doctor si el tratamiento no obtiene resultados.